Get more exposure for your business with the new HTML5 flipbooks. Learn more

Comunidades570

COMUNIDADES Periodico


Published on August 28, 2014

l pasado miércoles 20 de agosto asistí el ac- to de “Recordación y Evocación del Holo- causto/Shoá, al conmemorarse el 70ª ani- versario de la deportación de las comunidades ju- días de Rodas, Salónica y Cos, a los campos de exterminio nazi, y todas las comunidades sefara- díes masacradas por el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial” efectuado por el Centro Comu- nitario Chalom en conjunto con la DAIAy el Mu- seo del Holocausto de la ciudad de Buenos Aires. Si bien cada año los mensajes de los oradores y del conductor del acto son distintos, su estruc- tura se repite, al igual que en la gran mayoría de los actos conmemorativos comunitarios organi- zados por las instancias centrales comunitarias y en algunos casos por otras instituciones. Teniendo en cuenta esto, un par de frases del discurso que pronunció el presidente del Museo del Holocausto, el licenciado Claudio Avruj, me sorprendieron en el momento que las escuche, y más tarde -cuando escribí la cróni- ca del acto- me parecieron que debía incluirlas como un elemento a tener en cuenta en mi co- lumna de Comunidades . Avruj afirmó: “Los actos de homenaje corren el riesgo de convertirse en meros rituales, que só- lo se queden en la evocación de los hechos ocu- rridos en el pasado, si no los contextualizamos con el presente”, para casi finalizar diciendo “…el mejor homenaje, en definitiva, es saber que la his- toria nos interpela permanentemente y que el pre- sente nos desafía. No permitir que este homena- je quede como un mero ritual de evocación de- pende absolutamente de cada uno de nosotros”. Hace dos ediciones, al comentar y/o analizar los actos conmemorativos del vigésimo aniversa- rio del atentado a la AMIAen los que estuve pre- sente, manifesté mi desacuerdo con la superposi- ción horaria de varios de ellos y critiqué la falta casi completa de la dirigencia de las instancias cen- trales comunitarias al acto de la juventud, que erró- neamente atribuí a que muchos de ellos habían asistido a la función que se realizó en el Teatro Co- lón, organizada por un sector de familiares. Lue- go de publicada la nota, varios conocidos que asis- tieron al Teatro Colón me dijeron que casi no ha- bía dirigentes de las instancias centrales. Si bien reconozco que es muy difícil, por no decir imposible, modificar las estructuras, por ejemplo del acto central comunitario del 18 de julio, o del que conmemora anualmente el aten- tado a la Embajada del Estado de Israel, o el que en el cementerio de La Tablada se realiza en Iom Hazicarón, tengo que decir que en los actos que organiza la juventud la estructura no es idénti- ca año tras año. Ala vez, a partir de las frases de Claudio Av- ruj, debo considerar al concierto del Teatro Co- lón como una manera de romper el ritual con el que durante 18 años se conmemoró el atentado a la AMIA. También creo que la conceptualización “con el presente” debería ser fundamental si se busca modificar la apatía que se observa en un alto por- centaje de los miembros de la comunidad que de- ciden no asistir a estos “actos de homenaje”. En el acto efectuado en el Centro Comunita- rio Chalom, por ejemplo, existieron menciones explicitas y tácitas al conflicto entre el Hamas y el Estado de Israel y el recrudecimiento de la ju- deofobia (antisemitismo), pero ¿alcanza? Quizás quien mejor lo expresó fue David Ga- lante, un sobreviviente de la Shoá, nacido en Ro- das hace más de ochenta años, cuando explicó que desde hace veinte años está dando testimonio de sus vivencias durante la Shoá y que los más gra- tificantes son los pronunciados ante los alumnos de las escuelas secundarias, debido a que actual- mente, cuando se banaliza el concepto de genoci- dio, les explica a jóvenes, que están saliendo de la pubertad, lo que realmente fue un genocidio. Es un ritual que en cada acto relacionado con la Shoá se prendan seis velas en recordación y homenaje a los seis millones de judíos extermi- nados por el nazismo; pero si a cada una de ellas le otorgamos un sentido actual, no sólo estaría- mos ejercitando la memoria sino también cons- truyendo el futuro. Un futuro en el que estos jó- venes (casi niños) deberán ser los responsables que este tipo de homenaje perdure en el tiempo. Lograr conceptualizar el presente cuando es- tamos rindiendo un homenaje es responsabilidad de cada uno de nosotros, para lograr que los di- rigentes, que deben poner en marcha un acto de recordación, no se amilanen si alguien les ofre- ce hablar del presente en base al pasado. 27 de Agosto de 2014 / 1 de Elul de 5774 / OPINIÓN / Página 2 C  MUNIDADES a guerra en Gaza e Israel ha provo- cado más de dos mil muertes pales- tinas (al menos la mitad de ellos ci- viles) y alrededor de setenta muertes isra- elíes (la mayoría de ellos soldados). Esta disparidad ha llevado a muchos observa- dores a concluir que el ejército israelí ha atacado a los gazatíes con desproporción y que los combatientes de Hamas han sido cuidadosos en su ofensiva militar. Esta es una mirada errada. La razón por la cual ha habido relativa- mente pocas bajas civiles en Israel es que su gobierno ha adoptado medidas eficaces para su protección. Durante las primeras cuatro semanas de guerra, Hamas y otras fuerzas jihadistas en Gaza dispararon in- discriminadamente cerca de tres mil qui- nientos misiles contra gran parte del terri- torio del país, dejando al 75% de su po- blación expuesta al fuego enemigo. El sis- tema Cúpula de Hierro interceptó aproxi- madamente al 90% de los misiles que se dirigían a zonas urbanas, dejando caer en zonas despobladas a los restantes. Sin es- te sistema antimisil, miles hubieran muer- to en Israel. Si asumimos un enfoque mi- nimalista y postulamos que cada misil hu- biera ocasionado sólo una víctima, enton- ces unos tres mil quinientos israelíes ha- brían muerto por el ataque de Hamas. Que ello no haya ocurrido fue resultado de las medidas defensivas de Israel y no de la de- licadeza del agresor palestino. En la Franja de Gaza, tristemente, los civiles han quedado expuestos al fuego is- raelí. Si bien fueron mayormente bombas de Israel las que ocasionaron estas muer- tes -digo mayormente porque alrededor de quinientos misiles de Hamas y otros gru- pos terroristas cayeron dentro de la propia franja- es crucial evaluar la conducta de Hamas como beligerante para advertir qué parte de responsabilidad le cabe en torno a las muertes de los gazatíes. Apesar de que Gaza contiene zonas rurales despobladas o muy poco pobladas, Hamas optó por lan- zar sus ataques contra Israel sólo o ma- yormente desde zonas densamente pobla- das. Gaza tienen una densidad alta: alre- dedor de 4.500 habitantes por kilómetro cuadrado (Tel-Aviv tiene aproximadamen- te 7.500 habitantes por kilómetro cuadra- do pero, como se ha indicado, su población fue resguardada del ataque enemigo). Al disparar desde estas concentraciones urba- nas, Hamas deliberadamente expuso a la población que gobierna -y está obligado a proteger- a la represalia de su adversario. Aún cuando Hamas eligió disparar des- de ciudades, pudo haber tomado la pre- caución de evacuar a los civiles a otras zo- nas de la franja. Decidió no hacerlo. Muy por el contrario, cuando el ejército israelí informó a los residentes de Gaza de qué es- pacios serían bombardeados, el Ministerio del Interior de Hamas instó a los poblado- res a no abandonar sus hogares. Insólita- mente, ubicó lanzaderas de misiles al lado de mezquitas, escuelas y hospitales y em- pleó ambulancias para trasladar a comba- tientes no heridos. Apesar de contar con una vasta red de túneles -construidos de mala fe con cemento que Israel permitió ingresar a la franja con finalidades huma- nitarias- Hamas no los usó como refugios para la población civil, sino para ocultar arsenales y terroristas. Por último, los com- batientes de Hamas -que tan orgullosamente se muestran en uniforme militar durante los desfiles públicos en tiempos de calma- durante la guerra los dejaron de lado y vis- tieron principalmente ropas civiles, crean- do confusión con el resto de la ciudadanía no beligerante. Una complicación adicional ha radica- do en la propensión de Hamas a exagerar la cifra de víctimas civiles palestinas. Con- forme MEMRI ha informado, el 17 de ju- lio el Ministerio del Interior de Gaza hizo público un video que decía: “Cualquier muerto o martirizado será llamado un ci- vil en Palestina, antes de que hablemos de sus estatus en la Jihad o rango militar. No olviden de añadir siempre ´civil inocente´ o ´ciudadano inocente´ en vuestra descrip- ción de aquellos matados en los ataques is- raelíes en Gaza”. Tal como notó PMW, la televisión oficial de Hamas Al-Aqsa trans- mitió el 10 de agosto: “Incluso los comba- tientes de la Jihad en el campo de batalla son realmente civiles palestinos que cum- plen su deber religioso y nacional. Es por eso que… decimos ´un coche civil´, ´un objetivo civil´ y así sucesivamente, ya que no tenemos un ejército regular…”. Toda muerte civil es lamentable, y una sola ya es demasiado. Si la familia de las naciones anhela minimizar las bajas civi- les palestinas un buen comienzo será exi- gir al Hamas que honre las leyes que rigen los conflictos armados y desista de su po- lítica vil de jugar con las vidas de la po- blación que gobierna. Si se aspira ya no a minimizar sino a evitar fatalidades, en- tonces se deberá presionar al Hamas para que no inicie guerras insensatas en primer lugar. Hablar del presente en base al pasado K Productos Kosher con supervisión rabínica C  MUNIDADES Periódico Judío Independiente www.comunidades.delacole.com periodicocomunidades@gmail.com Domicilio postal: Casilla de Correo Nº 43 - Sucursal 1453 - Capital Federal - Teléfonos: 4864-8738 (por la tarde) Comunidades On Line: periodicocomunidades.com Editores y Directores Dr. Alberto J. Rotenberg Prof. Natalio F. Steiner Diseño y composición: Andrea Boass ann.dgyart@gmail.com 152 2450003 Difundimos gratuitamente todas las actividades comunitrias. Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de los artículos de este periódico. Sin mencionar su origen. Las notas firmadas no representan necesariamente el modo de pensar de los Directores. Cierre de edición Nro. 571: 8/ 9/ 14 Registro Propiedad Intelectual: Nro. 206.708 Civiles en la bruma de la guerra Por Lic. Eduardo Alberto Chernizki / Analista comunitario L Por Julián Schvindlerman / Analista político internacional E