INTRODUCCIÓN RESUMEN

January 5, 2015  |  By  | 


El apetito, es también un fenómeno de tipo psicológico y emocional que determina la preferencia por ciertos alimentos, lo cual depende también de la cultura, costumbres y vivencias, como ya se mencionó. De esta forma, la persona elige sus alimentos con base en el placer que le confiere comer, lo que cabe señalar, ahora está alterado por el deseo de tener una figura y peso “ideales”. Antes de ahondar en el aspecto emocional de la alimentación, el último significado del alimento, y no menos importante, es el de integrador social, cuya importancia tiene que ver con el gran valor que se otorga al estar en compañía de otras personas mientras se come. Se relaciona con los hábitos y con la idea o representación de la hora de comer, lo que nuevamente se asocia con el ambiente, vivencias y experiencias, agradables y desagradables. Finalmente, alrededor de la actividad de alimentarse se generan múltiples significados e interpretaciones desde que se es pequeño, y a lo largo de la vida dichas asignaciones pueden permanecer o modificarse. Socialmente, diversas explicaciones, creencias e ideas se implantan de forma colectiva y se asumen como verdaderas, a pesar de que muchas de ellas carezcan de fundamentación, sin embargo su popularidad genera aceptación. En alusión al tema en que se ha discurrido, Sanders y Bazalgette (1994, citado por Toro, 2003. p. 136), proponen diez principales mitos o falsedades relacionados con el cuerpo, alimentación y la grasa : 1. Cualquier grasa en la comida es mala. 2. La redondez no es saludable. 3. La delgadez es saludable. 4. La gordura o la grasa puede perderse rápidamente y sin peligro. 5. Existe una grasa especial, femenina, llamada “celulitis”. 6. La grasa de la celulitis está causada por toxinas. 7. Se puede reducir la gordura de una parte concreta del cuerpo, particularmente de caderas y muslos. 8. Ciertos alimentos o ciertas combinaciones de alimentos pueden activar el metabolismo y acelerar la pérdida de peso. 9. Las mujeres de edad inferior a los 50 años corren un riesgo real de enfermedad cardiaca. 10. Hacer dieta es una actividad saludable. Toro (2003, p. 151), ejemplifica la paradójica situación respecto de la comida: Nuestra sociedad ha multiplicado las ocasiones de comer colectivamente. Las reuniones gastronómicas ya no se reducen a bodas y primeras comuniones. Las ocasiones de comer en grupo son muchas: aniversarios, sesiones de trabajo, despedidas antes de vacaciones, cierres de negocios, reuniones de pareja para ir a cenar, etcétera. Esta multiplicación de ocasiones, suscitan pesadumbres, angustias y arrepentimientos culposos. Estos reales o supuestos excesos alimentarios sitúan a muchas personas, especialmente mujeres, ante una cruel disyuntiva: o se renuncia a la “vida social” o se compensan los susodichos excesos mediante restricciones y ayunos. En efecto, las comidas son una oportunidad para convivir y socializar, y el incremento de estas situaciones así como del número de platillos del que se disponen en reuniones ejemplifica uno de los muchos aspectos de la sociedad posmoderna que vive bajo dos polos a elegir, ya sea el exceso al que se invita (no exclusivo de la comida) aludiendo al deseo de pertenecer a un grupo social, alternado con el factor de que parte de la aceptación está ligada al cuidado del aspecto físico. Así se evidencia la intrincada relación entre el acto de comer, las relaciones sociales y la cultura, impactándose entre sí dando lugar a cambios.

More from Zuga Lima

Page 1 / 2