Diario final proyecto del huevo.docx

October 20, 2014  |  By  | 


Como Nos Conocimos Además de la calificación, esta historia se dejará en escrito para que cuando los gemelos crezcan puedan conocer la historia de cómo fue que sus padres se conocieron (puede que ellos ya no lo recuerden) y para que le sirva de ejemplo a todas las personas que siguen buscando su media naranja. Todo empezó el viernes,6 de octubre de 2013. Alan Reynoso había cumplido sus 14 años hacía ya 5 meses y ya casi todos sus amigos habían los habían cumplido. Casi todos los viernes se reunían en casa de alguien para jugar videojuegos o acabar proyectos pero este viernes fue diferente, un amigo suyo no tan fanático de quedarse encerrado en la casa toda la noche le pidió que fueran a patinar. Hacia años que Alan no patinaba y estuvo desacuerdo con su amigo. Decidieron ir a la pista de hielo de la Noria pues ahí vendían papas locas. Natalia no había podido estar con su mejor amiga en el cumpleaños de esta, así que planearon una salida el viernes 6 con otras dos amigas más para poder celebrarlo. Natalia sabía que a su mejor amiga le encantaba patinar pues tenía muy divertidos ratos al hacerlo. Las tres amigas eran muy buenas cuando se trataba de patinar excepto Natalia, pero eso no le preocupaba, lo que importaba era celebrar el cumpleaños número 14 de su mejor amiga. La pista de patinaje más grande era el de la Noria y fue ahí a donde se dirigieron. Recién llegaron los chicos se pusieron de inmediato los patines para empezar a divertirse. Las chicas (como suelen hacer todas) se llevaron tiempo al escoger sus patines, dejar sus pertenencias en un lugar seguro y arreglarse por enésima vez la ropa y el cabello. Como es de esperarse en la pista hacia mucho frió y los dedos de las personas se empezaban a poner azules después de 10 minutos de haber entrado a patinar. Alan podía observar a todo tipo de personas, travestis, amigos, amigas, novios, homosexuales, padres, abuelos, ancianos, etc. Esa era una de las principales razones por la que le encantaba ir a patinar, te encontrabas con todo tipo de gente. Después de haber agarrado el patín, quiero decir, después de que Natalia logró mantenerse en pie con los patines y medio moverse, sus amigas empezaron a irse por su cuenta o a avanzar más rápido. Muy pronto se encontró sola por la mitad de la pista e inteligentemente (para mi gusto) aprovecho para irse a una de las orillas por donde el

More from Alan Reynoso