Get more exposure for your business with the new HTML5 flipbooks. Learn more

COMUNIDADES_571

COMUNIDADES Periodico


Published on September 18, 2014

ace cinco ediciones dediqué mi columna a comentar algunas de las vivencias de mi participación en el del Jewish Media Summit (Cumbre de medios judíos) y la visita de una serie de emprendimientos del KKLdes- tinados a modificar zonas inhóspitas haciéndo- las productivas mediante la forestación, la recu- peración y la conservación del agua, la preven- ción de la erosión del suelo, entre otras acciones. Mi intención era referirme a esas experien- cias en comentarios siguientes, pero el desarro- llo de la operación “Margen Protector” y situa- ciones propias de nuestra comunidad hicieron que los dedicara a otros temas. Pero al volver a ver una imagen fotográfica que recorrió casi todo el planeta hace 21 años, el 13 de septiembre de 1993, y que todavía -de tanto en tanto- es utilizada por los medios, me hizo sentir en falta por no haber dedicado algunas líneas más a esas experiencias vividas hace pocas semanas. El 13 de septiembre de 1993, en los jardines de la Casa Blanca, en Washington se firmó los denominados “Acuerdos de Oslo” entre el Es- tado de Israel y los palestinos, que culminó con el histórico apretón de manos entre el primer ministro israelí Itzjak Rabín z’l y el líder de la Organización para la Liberación Palestina – OLP, Yasser Arafat. La imagen fotográfica de ese apretón de ma- nos, como dije, recorrió todo el mundo y fue ex- plicada como el inicio de una senda que culmi- naría con el establecimiento de la paz entre isra- elíes y palestinos, Pero no fue así pues a ese mo- mento histórico le siguieron, entre otros, el esta- blecimiento de la Autoridad Palestina, una im- portante cantidad de atentados terroristas en el Es- tado de Israel; el magnicidio de Itzjak Rabín z’l, la segunda intifada; el retiro de las fuerzas mili- tares israelíes del sur de El Líbano, el fracaso de las negociaciones entre Ehud Barak y Yasser Ara- fat en Washington; el cambio de gobierno israe- lí, mostrando un giro hacia la derecha; la segun- da Guerra de El Líbano; la retirada unilateral is- raelí de la Franja de Gaza, el golpe del Hamas contra la Autoridad Palestina que le permitió apo- derarse del poder en la Franja de Gaza; los tres enfrentamientos militares entre el Hamas y el Es- tado de Israel: 2008-2009, 2012 y el último ini- ciado hace poco más de dos meses. No es este el lugar para analizar cada uno de estos hechos, pero sí para decir que pese a los mismos durante los 21 años transcurridos des- de el “histórico apretón de manos” el Estado de Israel no sólo continuó creciendo sino que ese proceso lo convirtió en uno de los países más desarrollados del mundo en ciertas áreas tecno- lógicas, entre las que se cuenta los llevados a ca- bo por el KKLrelacionados con la lucha contra la desertificación y el recupero de aguas. El 26 de junio, junto con Daniel Berliner, di- rector de la Agencia Judía de Noticias, visita- mos un parque en la ciudad de Kfar Saba en el que el KKLestá implementando un proyecto de purificación de aguas innovador, denominado “Biofilter”, que permite recolectar el agua de llu- via, almacenarla y purificarla con la ayuda de una variedad de especies de plantas, para luego ser canalizada en el acuífero local. Este proyecto, que el KKLlleva a cabo junto a la municipalidad de Kfar Saba, la universidad Monash de Melbourne, con el apoyo de Amigos del KKLen Australia, está a cargo de su creador, el doctor Yaron Singer, un ingeniero que se dedi- có a estudiar cómo recuperar las aguas pluviales, quien afirma: “Cuando fluye el agua de lluvia a lo largo de las calles de la ciudad, recoge materiales tóxicos que contaminan el mar y causan daños a las playas de Israel. El biofiltro ofrece un gran nú- mero de ventajas: resuelve el problema de la dis- minución de los recursos de aguas subterráneas, alivia la presión sobre las redes de drenaje, se crea un paisaje urbano verde y mantiene limpias las playas, todo esto por medio de la tecnología ver- de que es fácil de mantener. En el verano, cuan- do no hay lluvia, el agua se bombea desde los po- zos contaminados para luego de ser purificados ser devueltos como agua limpia, ya sea a la mis- ma fuente o bien al sistema de agua subterránea”. Sin duda que el “histórico apretón de manos” tuvo un resultado muy distinto para cada una de las partes que lo realizó. Para el Estado de Israel, pese a todo el peligro que le significó y significa que su población civil pueda atacada, tanto me- diante atentados como misiles, no impidió que continuara desarrollándose, del cual el proyecto del “Biofilter” es tan sólo un mínimo ejemplo. Para el campo palestino, en cambio, un ejem- plo es el de Hamas, que utilizó gran parte de los fondos económicos que recibía no en desarrollar la Franja de Gaza sino en fortalecer su estructu- ra militar con la finalidad de destruir, o por lo me- nos dañar lo más posible al Estado de Israel. 17 de Setiembre de 2014 / 22 de Elul de 5774 / OPINIÓN / Página 2 C  MUNIDADES n 1887 quince parejas alemanas via- jaron a Paraguay para fundar Nueva Germania, una colonia aria desde la cual expandir la pureza racial germana a to- da Sudamérica. Lideraba el plan Bernhard Förster, miembro del movimiento antise- mita alemán, admirador del compositor Ri- chard Wagner y esposo de Elisabeth Nietzs- che, hermana del afamado filósofo Friedrich Nietzsche. Elisabeth Nietzsche y Bernhard Förster se conocieron en Bayreuth en 1876 y se casaron varios años después. Al ente- rarse, Friedrich objetó el matrimonio. En una carta enviada a su hermana, afirmó: “Una de las más grandes estupideces que has cometido, ¡por ti y por mí! Tu asocia- ción con un jefe antisemita expresa una ex- tranjería a todo mi modo de vida, lo que me llena de ira o melancolía… Es un asunto de honor para mí ser absolutamente limpio e inequívoco respecto del antisemitismo, va- le decir que me opongo, como lo hago en mis escritos”. El experimento ario-paraguayo fracasó, Bernhard Förster se suicidó en 1899 y tiempo después, endeudada y desacredi- tada entre los colonos, la viuda regresó a Alemania. La colonia los sobrevivió, aun- que no su misión demente. Según The New York Times , aún hoy día una de sus calles lleva por nombre Elizabeth Nigtz Chen. Es probable que Rodolfo López -el al- calde de San Juan La Laguna, localidad in- dígena ubicada a poco más de doscientos kilómetros de la capital de Guatemala- no tuviera en mente este precedente suprema- cista en América Latina al ordenar el pasa- do mes de mayo la confección de un regis- tro de los judíos del municipio y clamase por la expulsión de éstos puesto que “sus costumbres no son como las nuestras”, pe- ro indudablemente alguna reminiscencia aria ha tenido y el espíritu de cierta noción de exclusividad étnica se ha manifestado en su accionar. Sobre quince millones de habitantes, la comunidad judía de Guatemala cuenta me- nos de mil personas y mayormente está ubi- cada en la capital del país. Seis años atrás, un grupo local integrado por judíos con- versos, ultraortodoxos y antisionistas, de- nominado Toiras Jesed se asentó en San Juan La Laguna y, desde comienzos de este año, recibió allí a miembros de otro grupo ultra- ortodoxo y antisionista extranjero llamado Lev Tahor . Esta agrupación ha tenido pro- blemas con la justicia en Estados Unidos y Canadá, particularmente por asuntos de cus- todia infantil. La comunidad judía central no tiene vínculos con estos grupos pero na- turalmente ha repudiado las actitudes anti- semitas de varios de los pobladores de San Juan La Laguna. Las primeras familias hebreas llamaron la atención de los locales debido a sus ritos singulares y modos diferentes y por sus ves- timentas negras y largas en una zona tropi- cal y aprendieron a convivir con lo que con- sideraban una rareza. Pero cuando nuevas familias se instalaron en el lugar, la intole- rancia surgió. Primero el alcalde ordenó el armado de un registro de los nuevos resi- dentes. La razón invocada fue tomar nota del turismo; la razón verdadera identificar a los judíos. Velozmente se sucedieron ac- tos de intimidación y agresiones. Según re- lató a la prensa uno de los líderes de la di- minuta comunidad, fotos de Adolf Hitler fueron subidas a un sitio online junto con amenazas de enviar a los judíos a hornos crematorios. Panfletos rudimentarios fue- ron esparcidos. Luego unos adolescentes arrojaron piedras contra los judíos, y varios adultos y hasta un policía se sumaron al ata- que. Los judíos alertaron a la Policía Na- cional Civil y al día siguiente el portal se llenó de insultos antisemitas, los judíos te- mieron ser linchados. Al poco tiempo un nuevo ataque a piedras ocurrió, esta vez per- petrado por niños que acusaban a los judí- os de haber matado a Jesús. Culminó con el lanzamiento de un explosivo casero. Los lí- deres judíos solicitaron una reunión con el alcalde, quien los recibió pero los acusó de secuestrar niños y fomentar una invasión de hebreos. Les espetó que no creían en Jesús ni en la Virgen María. Yles dio cuarenta y cinco días para partir. Este septiembre la co- munidad de 230 hebreos fue expulsada del lugar. Estas sectas ultraortodoxas aterrizaron en una localidad guatemalteca y no busca- ron la integración al lugar. Lejos de hacer un esfuerzo en adaptarse al nuevo entorno social, se replegaron en sus ritos y en sus costumbres, enteramente extrañas para los locales. Lo diferente aliena, especialmente en pueblos pequeños tradicionales. No obs- tante, ello no justifica la discriminación, mu- cho menos la agresión y de por cierto no la expulsión. Puede ser que largos vestidos ne- gros típicos de los judíos ortodoxos desen- tonen con el ambiente caribeño, pero la úl- tima vez que revisé los curas seguían usan- do sotanas. Como sea que vaya a concluir este asun- to, uno no puede sino sentir una mezcla de pena y desprecio por el trágico destino de estos antisionistas ultraortodoxos margina- les. Fugados de Canadá, echados en Guate- mala y no pudiendo hallar refugio en el es- tado judío que aborrecen, erran, auto-con- denados, en un exilio permanente. Apretón de manos histórico K Productos Kosher con supervisión rabínica C  MUNIDADES Periódico Judío Independiente www.comunidades.delacole.com periodicocomunidades@gmail.com Domicilio postal: Casilla de Correo Nº 43 - Sucursal 1453 - Capital Federal - Teléfonos: 4864-8738 (por la tarde) Comunidades On Line: periodicocomunidades.com Editores y Directores Dr. Alberto J. Rotenberg Prof. Natalio F. Steiner Diseño y composición: Andrea Boass ann.dgyart@gmail.com 152 2450003 Difundimos gratuitamente todas las actividades comunitrias. Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de los artículos de este periódico. Sin mencionar su origen. Las notas firmadas no representan necesariamente el modo de pensar de los Directores. Cierre de edición Nro. 572: 15/ 10/ 14 Registro Propiedad Intelectual: Nro. 206.708 Judíos errantes en Guatemala Por Lic. Eduardo Alberto Chernizki / Analista comunitario E Por Julián Schvindlerman / Analista político internacional H