monarquia española

January 3, 2015  |  By  | 


Miguel ngel Ruiz Ortiz La monarquía española de los Austrias en los siglos XVI y XVII ISSN 1989-4988 http://www.claseshistoria.com/revista/index.html 2 La llegada de la Casa de Austria o de Habsburgo se produjo como consecuencia de la política matrimonial de los Reyes Católicos y a ella corresponderá culminar la unificación territorial de la Península (incluido Portugal) y la expansión americana. Además, su llegada significó, debido a sus intereses patrimoniales en Alemania y los Países Bajos, la entrada de España en la política europea como potencia de primer orden. Pero estudiar este periodo es también estudiar la caída de esta potencia, incapaz de mantener su hegemonía europea, hasta llegar a una profunda crisis, rematada por el final de la dinastía. El periodo de expansión política y económica, el siglo XVI, corresponde con los reinados de Carlos V y Felipe II, llamados los Austrias Mayores; mientras que los reinados de Felipe III, Felipe IV y Carlos II, llamados los Austrias Menores, corresponden al siglo XVII, en el que se produce el declive. LOS REYES CATÓLICOS Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, casados en 1469, heredarán respectivamente sus coronas en 1474 y 1479. Pero sus comienzos no fueron fáciles, pues Isabel tuvo que enfrentarse a los partidarios de su sobrina, Juana la Beltraneja, casada con el rey de Portugal. Una vez afianzados en el trono, los Reyes Católicos recortaron el poder de la nobleza, establecieron la Inquisición y crearon la Santa Hermandad (policía rural para combatir el bandolerismo). El año clave de su reinado es 1492, pues en él se producen la conquista de Granada (2 de enero), la expulsión de los judíos (marzo) y el Descubrimiento de América (12 de octubre). Posteriormente, las tropas del Gran Capitán conquistaron el reino de Nápoles. Ambos monarcas, a los que el papa Alejandro VI concedió el título de Católicos (para ellos y sus sucesores), gobernaron conjuntamente; pero a la muerte de Isabel (1504), su hija Juana la Loca fue proclamada reina de Castilla, si bien tras la muerte de su marido, Felipe el Hermoso, ésta fue declarada incapaz y Fernando actuó como regente. Durante su regencia, Fernando el Católico conquistó Navarra (1512) y la incorporó a la Corona de Castilla (1515).