LA INVASIÓN DE LAS COMPUS

January 9, 2015  |  By  | 


A la gente ya no le importaba salir de la casa, hablar con los vecinos, o pasear al perro, porque lo único que querían era estar frente al ordenador todo el tiempo posible. Ahí podían ver sus programas favoritos, bajar canciones y archivos, hablar con el novio, o pagar las cuentas y consultar el pronóstico del clima. Pronto, el pueblo pareció volverse fantasma. Sus calles estaban vacías la mayor parte del tiempo, y los más afectados fueron los niños. De pronto, de tanto tiempo de estar encerrados, y sentados sin parpadear, sus ojos se volvieron opacos y rojos, sus cuerpos fofos, como gelatina, y sus caras pálidas por falta de la luz del sol. Los doctores, alarmados, pensaron en una epidemia, y recetaron vitaminas, jarabes y comidas especiales para los niños del pueblo. Luego se culpò a la contaminación ambiental, y, como suele pasar, al gobierno. Pero los niños no mejoraban. Un mañana de primavera, llegó al lugar una familia que venía del campo, con su hijo Esteban. Era un niño muy diferente a ellos, con la piel bronceada, los ojos brillantes, y la sonrisa en el rostro. Los niños de la escuela lo rodearon, preguntándole: - ¿ Tienes tu compu portátil, o en casa? - No sé de qué me hablan- dijo el niño- De donde vengo, no teníamos eso. " Qué raro es" pensaron todos, viéndolo como si fuera un extraterrestre con siete patas y cinco ojos morados. Lo dejaron solo, mientras se iban a sus casas a seguir conectados a sus máquinas. Uno de ellos, Andrés, se sintió curioso por ver lo que hacía el nuevo para divertirse, y lo siguió a escondidas. Esteban caminó hacia el jardín, y adentrándose entre los arbustos, se puso a hablar con alguien. Cuando Andrés intentó mirar, Esteban lo paró, y le dijo, amablemente:

More from radioardacho